Centro de Profesionales de la Acción Católica "SANTO TOMÁS DE AQUINO" de Buenos Aires, Argentina.

30 de octubre de 2016

LA DOCTRINA DE LA TRANSUBSTANCIACIÓN

LA TRANSUBSTANCIACIÓN
EN EL CATECISMO ROMANO DEL CONCILIO DE TRENTO

La Iglesia católica ha profesado su fe en la Santísima Eucaristía desde que fue fundada. Y ha insistido siempre en la necesaria adoración y reverencia que debemos al “Misterium fidei”.

Es bueno recordar lo que por más de 400 años aprendieron los catecúmenos acerca del Santísimo Sacramento, con el Catecismo Romano, que es el antecedente inmediato al actual Catecismo de la Iglesia Católica, y que se funda en la Revelación y la doctrina de los Santos Padres.

Es muy interesante leer, al final de esta nota, la apostilla n° 48   que se refiere a las distintas herejías sobre el dogma eucarístico.






Y procedamos ya a declarar y desentrañar los divinos misterios ocultos en la Eucaristía, que en modo alguno debe ignorar ningún cristiano. 

San Pablo dijo que cometen grave delito quienes no distinguen el cuerpo del Señor (34). Esforcémonos, pues, en elevar nuestro espíritu sobre las percepciones de los sentidos, porque, si llegáramos a creer que no hay otra cosa en la Eucaristía más que lo que sensiblemente se percibe, cometeríamos un gravísimo pecado. 

En realidad, los ojos, el tacto, el olfato y el gusto, que sólo perciben la apariencia del pan y del vino, juzgarán que sólo a esto se reduce la Eucaristía. Los creyentes, superando estos datos de los sentidos, hemos de penetrar en la visión de la inmensa virtud y poder de Dios, que ha obrado en este sacramento tres admirables misterios, cuya grandeza profesa la fe católica. 

1) El primero es que en la Eucaristía se contiene el verdadero Cuerpo de Nuestro Señor, el mismo cuerpo que nació de la Virgen y que está sentado en los cielos a la diestra de Dios Padre. 

2) El segundo, que en la Eucaristía no se conserva absolutamente nada de la substancia del pan y del vino, aunque el testimonio de los sentidos parezca asegurarnos lo contrario. 

3) Por último - y esto es consecuencia de los dos anteriores, y lo expresa claramente la fórmula misma de la consagración-, que, por acción prodigiosa de Dios, los accidentes del pan y del vino, percibidos por los sentidos, quedan sin sujeto natural. Es cierto que vemos íntegras todas las apariencias del pan y del vino, pero subsisten por sí mismas, sin apoyarse en ninguna substancia. Su propia substancia de tal modo se convierte en el Cuerpo y Sangre de Cristo, que deja de ser definitivamente substancia de pan y de vino. 

A) Presencia real de Jesucristo

1) PRUEBAS DE LA SAGRADA ESCRITURA


Acerca de la primera verdad (que en la Eucaristía se contiene el verdadero cuerpo de Cristo) no pueden ser más explícitas y claras las palabras del mismo Señor: "Éste es mi Cuerpo, ésta es mi Sangre". Su significado no puede ser mal entendido, especialmente tratándose de la naturaleza humana de Cristo, tan cierta y real, según el testimonio de la fe católica. San Hilario escribió a este propósito: No es absolutamente posible tener duda alguna sobre esta verdad, habiendo declarado el mismo Señor y habiendo confirmado la fe que su Carne es verdaderamente comida (35). 

El apóstol San Pablo, después de referirnos la consagración del pan y del vino y su distribución a los apóstoles, escribe: Examínese, pues, el hombre mismo, y entonces coma del pan y beba del cáliz; pues el que sin discernir come y bebe el Cuerpo del Señor, se come y bebe su propia condenación (1Co 11,28-29). 

Si no existiese en este sacramento - como pretenden los herejes - más que una simple memoria y símbolo de la pasión de Cristo, ¿por qué amonestar a los fieles sobre tan grave obligación de examinar su propia conciencia?

Con la terrible palabra condenación expresamente declara el Apóstol que comete un crimen nefando quien, recibiendo indignamente el Cuerpo de Cristo, no diferencia la Eucaristía de cualquier otro manjar corriente. Y en la misma Epístola insiste San Pablo otra vez: El cáliz de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la Sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es la comunión del Cuerpo de Cristo? (1Co 10,16). Palabras que abiertamente demuestran ser la Eucaristía el sacramento de la substancia del Cuerpo y de la Sangre de Jesucristo. 

A la luz de testimonios tan explícitos, no cabe duda alguna sobre esta verdad, autorizadamente confirmada por la santa madre Iglesia (36). 

2) DOCTRINA DE LA IGLESIA. 


Por una doble vía podemos descubrir el pensamiento de la Iglesia sobre este punto: 

a) por la doctrina unánime de los Padres, y 
b) por la condenación de las arbitrarias falsificaciones de los herejes. 

a) Los Santos Padres, son los testimonios más autorizados de la doctrina eclesiástica, y han sostenido constante y unánimemente, desde los comienzos de la Iglesia, la verdad del dogma eucarístico. 

Sería labor inacabable aducir todos y cada uno de sus testimonios. Baste la mera insinuación de algunos de ellos para poder juzgar de todos los demás. 

San Ambrosio, en su libro De his qui initiantur mysterium, afirma, como innegable artículo de fe, que en la Eucaristía se recibe el verdadero Cuerpo de Jesucristo formado en el seno de la Virgen María (37). Y en otro lugar: Antes de la consagración está sobre el altar el pan, mas después de la consagración no está allí más que la Carne de Cristo (38). 

San Juan Crisóstomo profesa y enseña repetidamente la misma verdad. Es notable su homilía 60, en la que habla de los que se acercan indignamente a la comunión, y las 44 y 45, en las que comenta el evangelio de San Juan. Dice el santo Doctor: Obedezcamos a Dios y no nos atrevemos a contradecirle, aunque nos parezca que dice cosas contrarias a nuestros sentidos y a nuestra razón, porque sus palabras son infalibles y nuestros sentidos fácilmente se engañan (39). 

San Agustín insiste constantemente en la misma doctrina. Comentando el título del salmo 33, dice: Llevarse a sí mismo en sus propias manos, es imposible al hombre, pero, en cambio, es posible a Cristo; llevábase en sus manos citando, ofreciendo su propio Cuerpo, dijo: Éste es mi Cuerpo (40). 

Omitiendo los testimonios de San Justino (41) y San Iréneo (42), Acordemos al menos el de San Cirilo, quien, en su libro 4, sobre San Juan, hace una profesión de fe tan clara sobre la verdadera Carne del Señor en la Eucaristía, que en modo alguno pueden tergiversarse sus palabras con falsas y sofísticas interpretaciones (43). 

Y podíamos citar aún a San Dionisio (44), a San Hilario (45), a San Jerónimo (46), a San Juan Damasceno (47) y a otros innumerables Padres, cuyos claros y profundos testimonios se encuentran en cada página de sus obras, recopiladas en un volumen por ilustres escritores. 

b) Condenación de los herejes (48).
La verdad del Cuerpo de Cristo en la Eucaristía es doctrina tan difundida y constante en la Iglesia, que cuando, en el siglo XI, se atrevió a negarla Berengario, afirmando que se trataba de un mero símbolo, inmediatamente fueron condenadas sus impías afirmaciones por unánime sentencia en el Concilio de Vercelli, convocado por León IX. El mismo hereje abjuró allí de su herejía. Cuando más tarde reincidió en el mismo error, fue condenado de nuevo por otros tres Concilios: uno en Tours y dos en Roma, convocados estos últimos por Nicolás II y Gregorio VII. Estas decisiones conciliares fueron confirmadas más tarde por Inocencio III en el ecuménico Concilio Lateranense IV. A su vez, los Concilios de Florencia y Trento declararon más abiertamente aún y confirmaron esta verdad de fe (49). 

Si los sacerdotes explican diligentemente esta doctrina - prescindiendo de quienes, ciegos en sus errores, aborrecen la luz-, fortalecerán a los débiles y dudosos y llenarán de profunda alegría a todos los buenos. Es doctrina catalogada eminentemente entre los dogmas de la fe cristiana, y ninguno que crea en Dios y en su omnipotencia puede dudar del divino poder para obrar las inmensas maravillas que adoramos en la Eucaristía. Si, además, creemos a la santa Iglesia católica, necesariamente habremos de creer, por lo mismo, en la verdad de este sacramento. 

3) DIGNIDAD ESTUPENDA DE LA EUCARISTÍA


Nada colmará tanto de estupor y alegría a las almas buenas como la contemplación de la dignidad sublime de este sacramento. 

a) Ante todo, constatarán la gran perfección de la ley evangélica, a la que fue concedido poseer en realidad lo que en la ley mosaica estaba solamente oculto en símbolos y figuras. A este propósito escribió San Dionisio que la Iglesia está en medio de la sinagoga y del paraíso, participando de uno y otra (50). 

En realidad, jamás acertaremos nosotros a admirar suficientemente la perfección de nuestra Iglesia y la espléndida alteza de su gloria, únicamente separada por un velo de la bienaventuranza celestial. Convenimos con los santos del cielo en la presencia de Jesucristo, Dios y hombre; nos distingue únicamente el hecho de que ellos le gozan en una visión bienaventurada, mientras nosotros le veneramos con profunda fe, presente, sí, pero invisible a nuestros ojos y misteriosamente velado en el sacramento. 

b) En segundo lugar, en la Eucaristía experimentan las almas la perfectísima caridad de Nuestro Señor. Porque fue su inmensa bondad la que sugirió al Salvador el no privar jamás a les hombres de aquella santa humanidad que de ellos había asumido, queriendo Él mismo permanecer con nosotros, en cuanto le era posible, para demostrar así la verdad de aquellas admirables palabras: Mis delicias son estar con los hijos de los hombres (Pr 8,31). 

4) JESUCRISTO ENTERO EN EL SACRAMENTO


Recordemos, además, que en la Eucaristía está no solamente el Cuerpo de Cristo, con todas las partes, miembros y elementos que pertenecen a un verdadero cuerpo, sino el Cristo total e íntegro: cuerpo, sangre, alma y divinidad. 

Es dogma de fe que en el sacramento está el Cuerpo de Cristo. Pero Cristo es nombre que designa al Dios - Hombre todo entero: la Persona divina del Verbo encarnado, con las dos naturaleza, divina y humana, y con todo lo que a las dos naturalezas pertenece: la divinidad, el alma, el cuerpo con sus distintas partes, y la sangre. En la Eucaristía está el mismo Cristo que en el cielo; y en el cielo, la humanidad de Cristo está unida a la divinidad en una sola persona. Sería, pues, impío suponer que el Cuerpo del Cristo eucarístico está separado de la divinidad. 

Sin embargo, todas estas santas realidades no están presentes en la Eucaristía del mismo modo y por el mismo motivo:

a) Algunas se encuentran en ella en virtud de la consagración, cuyas palabras deben producir realmente lo que significan. Los teólogos dicen que una realidad está contenida en el sacramento en fuerza del sacramento cuando aquélla está expresada en las palabras de la fórmula sacramental; de tal manera que, si por un absurdo, pudiese ésta subsistir sin las otras, en el sacramento tendríamos solamente lo que expresa la fórmula, y nada más. 

b) Otras realidades, en cambio, se encuentran en el sacramento en cuanto que no pueden estar separadas de aquello que la fórmula misma expresa y directamente pretende. Examinemos la fórmula con que se consagra la Eucaristía; significa ésta y expresa directamente el Cuerpo de Cristo: Éste es mi Cuerpo. Por consiguiente, el Cuerpo de Cristo está presente en la hostia en fuerza del sacramento. Mas, puesto que al Cuerpo están unidas la sangre, el alma y la divinidad, todas estas cosas deben también encontrarse presentes en el sacramento, no en fuerza de la consagración, sino por su inseparable unión con el cuerpo, es decir, por concomitancia. Así, Cristo entero está en la Eucaristía, porque, dado el género de unión de las realidades en Él existentes, donde está una, deben estar también las otras. 

5) JESUCRISTO ENTERO BAJO LA ESPECIE DE PAN Y BAJO LA ESPECIE DE VINO


Por la misma razón, Cristo está todo entero tanto bajo la especie de pan como bajo la del vino. Y así como en la especie del pan no solamente está el Cuerpo, sino también la Sangre y Jesucristo entero, del mismo modo en la del vino no solamente está presente la Sangre, sino también el Cuerpo y Cristo todo entero. 

Y aunque hemos de creer firmemente que esto es así, se estableció, sin embargo, la consagración bajo las dos especies por profundas razones:

a) Lo primero para expresar más al vivo la Pasión de Cristo, en la cual la Sangre fue separada del Cuerpo. 

Por esto en la consagración del vino se hace explícita mención de la efusión o derramamiento de la sangre. 

b) Además, para significar mejor que este sacramento - pensado por Cristo como alimento del alma - es comida y bebida, esto es, alimento completo. 

6) JESUCRISTO ENTERO EN LA MÁS MÍNIMA DE LAS PARTÍCULAS. 


Ni puede tampoco olvidarse que Cristo está todo entero no sólo en cada una de las dos especies consagradas, sino también en la más pequeña partícula de cada una de ellas. 

A este propósito escribió San Agustín: Cada uno recibe a Jesucristo, que está todo entero en cada una de las partes, por pequeñas que sean; se da entero a todos, distribuyéndose a cada uno (51). 

Y lo confirma espléndidamente la misma narración evangélica: Cristo no consagró separadamente cada uno de los pedazos de pan distribuido a los apóstoles, sino que, con una única consagración, consagró el pan entero, suficiente para el sacramento y para la distribución. Más claramente aparece en la consagración del cáliz y en las palabras del Maestro: Tomadlo y distribuidlo entre vosotros (Lc 22,17). 

Sirva cuanto queda dicho para que los fieles comprendan y crean que en el sacramento de la Eucaristía están realmente el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. 

B) Transubstanciación

1) EL HECHO. 


Después de la consagración no queda en el sacramento nada de la substancia del pan y del vino. 

Esta verdad, por extraña que nos parezca, se sigue necesariamente de lo anteriormente dicho sobre la consagración. Dijimos que después de ella, bajo las especies de pan y de vino, está el verdadero Cuerpo de Cristo: ahora bien, si Cristo se encuentra en la Eucaristía, donde antes de la consagración no existía, esto sucede: a) o por cambio de lugar, b) o por creación, c) o por transformación de otra substancia en Él. 

a) No es posible que Cristo se encuentre en el sacramento eucarístico por cambio de lugar, es decir, por haber abandonado el cielo para bajar a la hostia. Esto supondría que Cristo no está ya en el cielo, porque el que se mueve de un lugar a otro abandona el lugar de donde se traslada. 

b) Más absurdo resulta pensar que Cristo esté en la Eucaristía por creación. 

c) No resta, pues, más que admitir que Cristo se encuentra en la Eucaristía por conversión de la substancia de pan en Él.
Luego no puede subsistir nada de la substancia del pan y del vino.

2) DEFINICIÓN DE LA IGLESIA

Los Padres del Concilio Lateranense y de Florencia definieron este dogma (52). 

Más explícita y claramente aún, el Concilio de Trento nos ha dejado la siguiente declaración: "Si alguno dijere que en el sacrosanto sacramento de la Eucaristía permanecen las substancias del pan y del vino juntamente con la Sangre y el Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo, sea anatema" (53). 

3) PRUEBAS DE LA SAGRADA ESCRITURA


Por lo demás, se apoya este dogma en claros testimonios de la Sagrada

a) Ante todo, en las mismas palabras de la institución: Esto es mi Cuerpo. La palabra Esto tiene tal fuerza, que expresa con precisión toda la substancia de la cosa que está presente. De tal forma que, si aún permaneciera la substancia del pan, no habría podido decir Cristo con verdad: Esto es mi Cuerpo. 

b) Además, el mismo Señor dice en San Juan: El pan que yo os daré es mi Carne, vida del mundo (Jn 6,51), llamando pan a su Carne. Y poco después añade: En verdad, en verdad as digo que, si no coméis la Carne del Hijo del hombre y no bebéis su Sangre, no tendréis vida en vosotros (Jn 6,53). Y aún. Porque mi Carne es verdadera comida y mi Sangre es verdadera bebida (Jn 6,55). 

Si Cristo, con palabras tan formales, llama a su Carne verdadero pan y verdadera comida, y a su Sangre verdadera bebida, claramente quiso darnos a entender que en el sacramento no permanece substancia alguna de pan ni de vino. 

4) DOCTRINA DE LOS SANTOS PADRES


Este dogma ha sido, constantemente, unánime doctrina de los Padres de la Iglesia. 

San Ambrosio escribe: Tú acaso dirás: Este es mi acostumbrado pan; mas este pan, te respondo, es pan antes de las palabras de la consagración, pero después de ella se convierte en la Sangre de Cristo. Y esclarece esta verdad con toda una serie de comparaciones y ejemplos. Y en otra parte, comentando el verso del Salmo: Yave hace cuanto quiere en los cielos, en la tierra, en el mar y en todos los abismos (Ps 134,6), observa: Aunque se vea la apariencia del pan y del vino, debe creerse que después de la consagración alli sólo está el Cuerpo y la Sangre de Cristo (54). 

San Hilario, para ilustrar la misma verdad, utiliza casi idénticas palabras: Aunque exteriormente no aparezca más que pan y vino, sin embargo, en la Eucaristía está realmente el Cuerpo y la Sangre del Señor (55). 

Ni debe maravillarnos que aun después de la consagración se haya conservado el nombre de pan para la Eucaristía. Porque el sacramento conserva tanto la apariencia de pan como su propiedad natural de alimentar y nutrir al cuerpo. Es, por lo demás, costumbre bíblica llamar las cosas según sus apariencias externas. Así, por ejemplo, en el Génesis se dice que se aparecieron a Abraham tres hombres, siendo así que eran tres ángeles (56) ; y en los Hechos, aquellos dos ángeles que se aparecieron a los apóstoles inmediatamente después de la ascensión de Cristo son llamados también hombres (57). 

5) EXPLICACIÓN DEL HECHO


Sumamente difícil es la explicación de este misterio. Sin embargo, deben esforzarse los sacerdotes por explicarlo a los más adelantados en el conocimiento de las cosas divinas, ya que los que no están suficientemente adiestrados en las verdades de la fe y en el estudio de las Sagradas Escrituras, correrían el riesgo de sentirse oprimidos por la grandeza del Misterio. 

En fuerza de esta admirable conversión, toda la substancia del pan se convierte, por virtud divina, en toda la substancia del Cuerpo de Cristo, y toda la substancia del vino, en toda la substancia de la Sangre de Cristo. Ninguna mutación, sin embargo, se da en el mismo Cristo, porque ni es de nuevo engendrado, ni mudado, ni alterado, sino que permanece intacto e igual en su substancia. 

San Ambrosio, declarando este misterio, escribe: Observa cuan eficaz es la palabra de Cristo. Si ella pudo llamar a la existencia lo que no existía, es decir, al mundo creado, más eficaz aún será al hacer que unas realidades ya existentes tengan nuevo ser y se transformen en realidades distintas (58). Igualmente opinan otros antiquísimos Santos Padres. 

San Agustín comenta también: Creemos firmemente que antes de la consagración están allí el pan y el vino cuales les formó la naturaleza; pero después de la consagración están allí la Carne y la Sangre de Cristo cuales les consagró la bendición (59). 

Y San Juan Damasceno: El cuerpo de Cristo, aquel mismo Cuerpo que nació de la santa Virgen en la Encarnación, está en la Eucaristía verdaderamente unido a la divinidad; no porque descienda del cielo, donde ascendió, sino porque el pan y el vino se han convertido en el Cuerpo y en la Sangre del Señor (60). 

Con toda exactitud designó la Iglesia a esta admirable conversión con el nombre de transubstanciación, como lo enseña el santo Concilio de Trento. Porque así como la generación natural puede llamarse con propiedad transformación, en cuanto que en ella se muda la forma, así también, con exactitud y acierto, inventaron nuestros mayores el nombre de transubstanciación para designar esta conversión eucarística, ya que en la Eucaristía se cambia toda una substancia entera en otra. 

6) RESPETEMOS Y ADOREMOS EL MISTERIO


Procuren los sacerdotes prevenir a los fieles, como repetidamente lo han hecho los Santos Padres, para que no se dejen desviar por una demasiada curiosidad en la indagación del misterio de esta transformación substancial. El modo como esto se realiza escapa a la razón humana, ni existe, además, en la naturaleza imagen o analogía alguna que pueda iluminarnos a este propósito. 

Aprendamos de la fe solamente la realidad del hecho; en cuanto al modo, sepamos moderar nuestra excesiva curiosidad. 

Conviene adoptar también una postura de humildad y discreción frente al otro aspecto del misterio: cómo es que Cristo pueda estar todo entero en toda mínima partícula eucarística. También es prudente evitar aquí todas las disquisiciones demasiado sutiles. Y, en todo caso, nunca olvidemos las palabras evangélicas: Nada hay imposible para Dios (Lc 1,37). 

Una nueva observación: Cristo nuestro Señor no está en este sacramento como en un lugar o espacio material. Porque las cosas materiales ocupan un espacio en cuanto que son extensas, y Jesucristo no está en la Eucaristía en cuanto que es grande o pequeño, esto es, como una cuantidad, sino como una substancia, esto es, en cuanto que la substancia del pan se convierte en la substancia de Cristo. Y la substancia de una cosa se encuentra toda entera tanto en un espacio pequeño como en otro mayor. La substancia del aire, por ejemplo, está toda entera en el aire contenido en un espacio pequeño como en el contenido en un espacio mayor; como la substancia del agua se encuentra lo mismo en un recipiente pequeño que en un río. 

Si, pues, el Cuerpo de Cristo sustituye a la substancia del pan, se seguirá que aquél se encuentra en el sacramento del mismo modo que se encontraba la substancia del pan antes de la consagración. Y que esta substancia del pan se encontrase allí en grande o pequeña cantidad sería cosa absurda el discutirlo, porque allí se encontraba toda entera la realidad de la substancia misma. 

C) Sustentación milagrosa de las especies sacramentales 

1) EL HECHO


Un tercer aspecto, no menos admirable, del sacramento, lo constituye el hecho de que en la Eucaristía las especies del pan y del vino subsisten sin estar sostenidas por ningún sujeto. 

Hemos dicho que el cuerpo y la sangre de Jesucristo están realmente presentes en este sacramento, de tal modo que no permanece en él nada de la substancia del pan y del vino. Como estas especies o accidentes no pueden estar sostenidos por el Cuerpo y la Sangre de Cristo, sigúese que se sostienen por sí mismas, sin apoyarse en substancia alguna: hecho que no pertenece al orden natural de las cosas, sino que constituye un verdadero prodigio. 

2) DOCTRINA DE LA IGLESIA


Ésta fue la perpetua y constante doctrina de la Iglesia católica, sostenida por la autoridad de los Padres y los Concilios citados anterior mente a propósito de la transubstanciación. 

3) RESPETEMOS Y ADOREMOS EL MISTERIO


Pero lo que sobre todo importa, prescindiendo de estas sutiles cuestiones, es que los cristianos sepamos adorar y venerar la majestad de este admirable sacramento, elevando un himno de gratitud al Dios que se ha dignado otorgarnos tan santos y sublimes misterios bajo las especies del pan y del vino. 

1) Repugnando a nuestra naturaleza el comer carne humana o beber su sangre, quiso Dios, en su infinita sabiduría, superar esta dificultad, y nos ofreció la Carne y la Sangre de Jesucristo bajo las especies de pan y vino, elementos los más comunes y gratos- de nuestro alimento cotidiano. 

Y a esto se unen otras dos ventajas:

2) el vernos libres de la calumnia de los paganos, calumnia que difícilmente podríamos evitar si nos vieran comer a Cristo en su forma humana; 

3) y el poder así alimentar cada día nuestra fe, mientras recibimos a Cristo, sin que nuestros sentidos puedan percibir su propia realidad. Porque, según la célebre sentencia de San Gregorio Magno, la fe no tiene mérito cuando la razón humana ofrece la experiencia (6l). 

Todo esto, sin embargo, debe predicarse con las debidas cautelas, atendiendo siempre a la capacidad de los oyentes y a las necesidades de cada momento.

NOTAS


(34) 1 Cor. 9,29. 

(35) SAN HILARIO, De Trinit. VIII,14: ML 10,243-244. 

(36) "Estas palabras (de la institución), conmemoradas por los santos evangelios (
Mt 26,26 Mc 14,22 Lc 22,19) y repetidas luego por San Pablo (), como quiera que ostentan aquella propia y clarísima significación, según la cual han sido entendidas por los Padres, es infamia verdaderamente indignísima que algunos pendencieros y perversos las desvíen a trozos ficticios e imaginarios, por los que se niega la verdad de la carne y sangre de Cristo... " (C. de Trento, ses. XIII, el: D 874). 

(37) SAN AMBROSIO, De his qui myster. initiantuv, c. 9: ML 16,424. 

(38) SAN AMBROSIO, De los Sacramentos,1. 4 c. 4: ML 16,458. 

(39) SAN JUAN CRISÓSTOMO, Hom. 82 in Mt,: MG 58,743, y Hom. 44. 45 in lo. : MG 59,247-259. 

(40) SAN AGUSTÍN, Enarr. in Ps. 33: ML 36,306. 

(41) SAN JUSTINO, ApoL, II: MG 6,467. 

(42) SAN IRENEO, Contra haereses,14 c. 18: MG 7,1027. 

(43) SAN CIRILO, In lo.,1. 4, c. 13: MG 73,563. 

(44) SAN DIONISIO, De Eccl. hier., c. 3: MG 3,503. 

(45) SAN HILARIO, De Trinitate,1. 8: ML 10,242-243. 

(46) SAN JERÓNIMO, Epist. ad Damas, de filio prodigo: ML 22,379ss. 

(47) SAN JUAN DAMASC, De fide orthodoxa, c. ll: MG 94, (1154ss). 

(48) Sobresalen entre las herejías contra el dogma eucarístico

a) los docetas de los primeros siglos de la Iglesia, que, al juzgar como fantástica la realidad de la carne de Cristo, negaban con ello indirectamente su presencia real en el sacramento; 

b) en el siglo IX, Juan Escoto parece haber impugnado directamente la presencia de Cristo en la Eucaristía, ya que, según Hincmaro de Reims (De praedest. 21) enseñaba "que el sacramento del altar no es verdadero cuerpo y sangre del Señor, sino tan sólo me morial de su verdadero cuerpo y sangre", aunque algunos niegan que éste fuera el sentir de Escoto (cf. DIEKAMP, De Ss. Euchar.. sect. 3 § 22) ;

 c) más adelante, en el siglo xi, Berengarío de Tours rechaza abiertamente la verdad de la Eucaristía. Ésta viene a constituirse para él en un mero símbolo, figura o señal de la carne de Cristo, que vive en el cielo; 

d) en los siglos XII y XIII, los petrobrusianos, valdenses, cataros y albigenses niegan la verdad del cuerpo y sangre de Cristo, admitiendo solamente la Eucaristía como pan consagrado con cierta bendición; 

e) en el siglo xiv, Wiclef admite asimismo el mero símbolo de la Eucaristía; 

f) con la Reforma protestante, los diversos reformadores tuvieron ideas distintas acerca de este misterio. Así, por ejemplo, Lutero admite la presencia de Cristo en la Eucaristía, al menos en el momento de recibirle en la comunión; Zwinglio, Carlostadio y Ecolampadio lo tienen como mero sentido figurado y simbólico; Calvino, siguiendo una via media, negaba, contra Lutero, que el cuerpo de Cristo estuviese en otro lugar que en el cielo, pero, contra Zwinglio y los sacramentarlos, admitía en la Eucaristía no ya un mero símbolo, sino una virtud especial, emanada del cuerpo de Cristo en el cielo; 

g) la mayor parte de los anglicanos siguieron en esto la doctrina de Calvino, sobre todo bajo el reinado de Eduardo VI; 

h) por fin, los modernistas y racionalistas, negando todo principio sobrenatural, lo rechazan también de plano. 

(49) Cf. en C. Rom. (a. 1079: D 375) el juramento de fe prestado por Berengario; el C. IV de Letrán (D 430) dice: "Y una sola es la Iglesia universal de los fieles, fuera de la cual nadie absolutamente se salva y en ella el mismo sacerdote es sacrificio, Jesucristo, cuyo cuerpo y sangre se contiene verdaderamente en el sacramento del altar, bajo las especies de pan y vino, después de transubstanciados, por virtud divina, el pan en el cuerpo y el vino en la sangre... " (véase también el C. de Flor. : D 698, y el de Trcn. : D 883). 

(50) SAN DIONISIO, De Eccl. hier., c. 5: MG 3,502. 

(51) SAN AGUSTÍN, Apud Gratianum, De consecration., dist. 4 c. 77: ML 187,1772-1773. 

(52) Cf. nota 49. 

(53) C. de Tren,, ses. XIII cn. 2: D 884.
(54) SAN AMBROSIO, De Sacramentis,1. 4, c. 2: ML 16,458. 

(55) SAN HILARIO, De Trinitate,1. 8: ML 10,246-247. 

(56) Gcn. 13,2. 

(57) Ac 1,10. 

(58) SAN AMBROSIO, De Sacramentis,1. 4 c. 4: ML 16,460. 

(59) SAN AGUSTÍN, Sentent. Prosper, Apud Gratianum, De con - secratione, dist. 2, c. Nos autem... 41: ML 187,1749-1750. 

(60) SAN JUAN DAMASCENO, De fide orthodoxa,1. 4 el3: MG 94,1143-1146.

(61) SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 26 in Evang., n. l: ML 76,1197. 

26 de octubre de 2016

NECESITAMOS CERTEZAS

El ejemplo sacerdotal 
del Santo
Cura Brochero:
formación clásica, buena teología, certezas y celibato.


Reflexión de monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata, en el programa "Claves para un Mundo Mejor" (22 de octubre de 2016) 


“Queridos amigos de Claves, nuestro programa está aquí en Roma, como se dan cuenta, y estamos junto con muchos obispos argentinos, muchos sacerdotes y muchos fieles para participar de la canonización del Cura Brochero y de otros seis santos más que el Papa Francisco elevará al sumo honor de los altares”. 

“El caso del Padre Brochero para nosotros es muy significativo porque será llamado desde ahora el Patrono del Clero Argentino y pienso que es necesario tener una interpretación correcta de lo que fue la personalidad y la obra del padre José Gabriel Brochero. Y se me ocurre, sobre todo, subrayar su formación. La formación de Brochero era una formación clásica y yo lo asimilaría a la formación que recibió San Juan María Vianney, el Cura de Ars. Después del Concilio de Trento, prácticamente, se uniformó la formación sacerdotal en la Iglesia que era bien clásica acerca de las verdades de la fe y una entrega total al servicio del ministerio sacerdotal”. 

“El ministerio sacerdotal no era solamente hacer puentes y caminos sino que era, primeramente, llevar a los hombres a Cristo y eso es lo que hizo el Padre Brochero. Lo otro lo hizo de yapa en realidad. Por eso me parece muy importante subrayar esa formación clásica de Brochero como hombre de Dios, con una buena teología en la cabeza y él la teología la traducía al lenguaje de los criollos como corresponde y como tratamos de hacer todos traduciendo las enseñanzas del Señor a la gente con la cual hablamos. El Padre Brochero, en ese sentido, fue un extraordinario precursor y nos ha dado un camino. Claro a la gente del centro porteño no le vamos a hablar como le hablaba él a los criollos de la sierra. Ahí se ve la característica programática de Brochero”. 

“Y otra cosa que desearía comentar: ¿Brochero hubiera podido hacer esa obra que hizo si hubiera sido casado, si hubiese tenido que cargar con mujer e hijos? Y digo esto porque ahora hay, en la Iglesia, una corriente que promueve la ordenación sacerdotal de los que llaman “viri probati”, es decir varones probados. Así como hay diáconos permanentes se habla de sacerdotes o presbíteros permanentes y la objeción que yo pongo es esta: ¿Qué podría hacer ese sacerdote que además tiene que ocuparse de su familia o no se ocuparía de su familia? ¿Quién va a pagar los gastos que significa mantener una familia? ¿La Iglesia o él con su trabajo?”.

“Les digo esto anticipándome a algo que seguramente vendrá y sé que en algunos países se está discutiendo esto y con argumentos que me parecen un poco absurdos. Ejemplo: lugares de la Iglesia donde hay muy pocos sacerdotes pero hay muchas congregaciones misioneras y, entonces, el Obispo del lugar puede llamar a algunas de ellas y verán como encuentran trabajadores para la mies”.

“Brochero no era un “vir probatus” sino que era un hombre célibe y entregado totalmente a Jesucristo en la castidad perfecta y por eso pudo hacer lo que hizo pues sino no se hubiera podido entregar plenamente, como lo hizo, al pueblo de Dios”. 

“Por eso en mi comentario de hoy quisiera destacar esos dos aspectos: la formación que recibió el santo Cura Brochero, una formación clásica en las verdades de la fe, con certezas bien claras y lo remarco porque hoy hay gente que dice que no son necesarias las certezas y sí son necesarios. El hombre de hoy, la mujer de hoy, cada vez más necesita certezas porque muchas veces está desconcertado, está perdido. Esta cultura que ha reemplazado a Dios por el hombre deja precisamente al hombre en el vacío y esas certezas que el padre Brochero aprendió en el Seminario, esas devociones, sus devociones populares y demás es lo que ha hecho su vida ministerial. Y, segundo, como insisto, el celibato que le permitió entregarse al Señor en cuerpo y alma y haya podido gratuitamente servir al pueblo de Dios”. 

“Para nosotros es una gran alegría estar aquí en Roma y será también una gran alegría que la figura del santo Cura Brochero ilumine la formación de las futuras generaciones sacerdotales de la Argentina. Hasta la próxima”. 

+ Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata




22 de octubre de 2016

SAN JUAN PABLO II, PAPA

22 DE OCTUBRE
Memoria litúrgica de SAN JUAN PABLO II, Papa


La Iglesia lo celebra y recuerda 
en el día que inició su inolvidable pontificado 
(en el año 1978). 

Fue el Papa que guió a la Iglesia durante 27 años, marcándonos profundamente 
con su luminoso magisterio 
y su incansable impronta apostólica.

Lo invocamos, y pedimos su intercesión por la Iglesia, 
a quien ofreció todos sus desvelos 
y su desbordante vitalidad misionera, 
con su sólida piedad eucarística y mariana.


Laudetur Iesus Christus!
“Totus tuus, ego sum, Virgo María”

SANCTUS IOANNES PAULUS II, PAPA
ORA PRO NOBIS.


16 de octubre de 2016

CANONIZACIONES DEL 16 DE OCTUBRE DE 2016

Hoy, 16 de octubre, 

se celebró la solemne ceremonia de canonización

en la Plaza de San Pedro del Vaticano
en la que el Papa Francisco proclamó  siete nuevos santos.


Entre ellos, el Santo Cura Brochero, gloria del clero argentino
 


Omnes Sancti et Sanctæ Dei, 

orate pro nobis!





15 de octubre de 2016

SAN JOSÉ GABRIEL DEL ROSARIO BROCHERO, presbítero ( Villa Santa Rosa, 16 de marzo de 1840–Villa del Tránsito, 26 de enero de 1914)

GLORIA DEL CLERO ARGENTINO



ALGUNOS RASGOS DE SU VIDA ADMIRABLE


  • -     Formado en una tradicional familia cordobesa rural, de fuerte raigambre cristiana, donde no había “ni lujos ni pereza”.

  • -   Un criollo de ley (su chozno figura entre los que integraban el Cabildo abierto de la naciente ciudad de Córdoba en 1640). Conocía bien su querida tierra, donde siempre vivió.

  • -  Arquetipo de recto sacerdote, que consagró su vida a su amada e inmensa Parroquia de San Pedro, en el Valle cordobés de Translasierra y la Pampa de Pocho.

  • -  La impronta de su espiritualidad ignaciana, forjada en los Ejercicios Espirituales de los jesuitas: “contemplativo en la acción”, con un grado heroico de abnegación.

  • -   Hombre de fe firme, con un profundo sentido sobrenatural de la vida: no le importaba “sufrir todo por la salvación de las almas”.

  • -  Su inquebrantable confianza en la Providencia: “todo es obra de Dios,  yo sólo soy un inútil siervo”

  • -   Celoso pastor de almas, de trato amable, simpático y entrador.

  • - Inconmovible certeza de la fuerza de la gracia, que se trasluce en su apasionado e incansable ministerio sacramental.

  • -  La atención a los enfermos,  destacada desde su temprana juventud en la epidemia del cólera en la ciudad de Córdoba y hasta su fallecimiento “leproso y ciego”, digno final de su vida santa.

  • -   Su permanente vida de oración, con el rezo del Rosario y del Breviario, muchas veces cabalgando en su mula por los inhóspitos parajes serranos. Su Misa diaria, “fuente principal de su sacerdocio”.

  • -  Su trabajo como constructor de caminos, canales, acueductos, escuelas, mensajerías y capillas: obras que aún hoy causan admiración y que realiza para llevar a sus paisanos “hacia una noble vida cristiana”.

  • -  Su predicación, con la chispa criolla que lo caracterizaba, impactaba en sus feligreses. Verdadera oratoria sagrada, salpicada con anécdotas y giros campechanos, con un estilo llano y asequible, sin buscar falsas demagogias o licuando las verdades de la fe.

  • -  Levantó en 1875 la enorme Casa de Ejercicios en Villa del Tránsito (100 metros de frente por 50 metros de fondo) en un pueblo de 1.500 habitantes. Y los fondos fueron todos de los propios pobladores pobres, haciendo trabajar a todos. Cuando tiró la primera piedra en un pozo de los cimientos dijo: “te jodiste, diablo. Caiga sobre la espalda de Satanás y la aplaste”

  • - Llevó a más de 40.000 hombres y mujeres a Ejercicios Espirituales de nueve días de silencio. Muchos eran paisanos cuatreros y redomones,  acostumbrados al pillaje y al alcoholismo. Un diario masónico de la época decía: “Pocho está completamente distinto en pocos años: hay paz social, y la gente piensa en practicar buenas obras para alcanzar la vida eterna”

  • -  Otro periódico cordobés escribe en ese tiempo: “es admirable los bienes que el padre Brochero ha derramado en estos lugares, reformando malas costumbres, encaminando a hombres viciados por el bandolerismo,  llevando a los paisanos al trabajo fecundo”


SAN JOSÉ GABRIEL BROCHERO, presbítero

Ora pro nobis!


Tapiz del día de su canonización, en la fachada de la Basílica de San Pedro, el 16 de octubre de 2016


La Casa de Ejercicios en Villa Cura Brochero

14 de octubre de 2016

EL CURA BROCHERO (III)

ANTE SU CANONIZACIÓN EL 16 DE OCTUBRE PRÓXIMO, EN ROMA


GLORIA DEL CLERO ARGENTINO

BREVE BIOGRAFÍA (III)



SU LABOR SACERDOTAL Y SUS ÚLTIMOS AÑOS

El padre Brochero visitó a cada uno de sus parroquianos, cabalgando su mula Malacara. Recorrió miles de kilómetros con ella, para llevar el Evangelio a cada rincón de su amada parroquia de 4.000 kilómetros cuadrados (todo el valle de Traslasierra en Córdoba, desde Soto hasta Villa Dolores).






Hay que imaginar la pionera empresa apostólica que realizó el Cura Brochero en sus más de 30 años en este Curato inmenso con precipicios, hondonadas y montañas casi desiertas, infestadas de bandidos y prófugos de la Justicia.




Con sus feligreses construyó más de 200 kilómetros de caminos y varias iglesias, fundó pueblos y se preocupó por la educación de todos. Solicitó ante las autoridades y obtuvo mensajerías, oficinas de correo y estafetas telegráficas. Proyectó el ramal ferroviario que atravesaría el Valle de Traslasierra uniendo Villa Dolores y Soto para sacar a sus queridos serranos de la pobreza en que se encontraban. “abandonados de todos pero no por Dios”, como solía repetir.


El Padre Brochero en la construcción de una represa y de un camino

Predicó el Evangelio. Celebró los sacramentos, llevando siempre lo necesario para la Misa en las arganas de su mula Malacara. Ningún enfermo quedaba sin los sacramentos, para lo cual ni la lluvia ni el frío lo detenían. “Ya el diablo me va a robar un alma”, decía. Se entregó por entero a todos, especialmente a los pobres y alejados, a quienes buscó solícitamente para acercarlos a Dios.


Iglesia parroquial del Tránsito en Villa Cura Brochero, en la actualidad

Pocos días después de su muerte, el diario católico de Córdoba escribe: “Es sabido que el Cura Brochero contrajo la enfermedad que lo ha llevado a la tumba, porque visitaba largo y hasta abrazaba a todo leproso abandonado por ahí”.

Debido a su enfermedad, renunció al Curato, viviendo unos años con sus hermanas en su pueblo natal. Pero respondiendo a la solicitud de sus antiguos feligreses, regresó a su casa de Villa del Tránsito (hoy Villa Cura Brochero), muriendo leproso y ciego el 26 de enero de 1914.



SAN JOSÉ GABRIEL BROCHERO, presbítero
Ora pro Argentinae cleri

13 de octubre de 2016

EL CURA BROCHERO (II)

ANTE SU CANONIZACIÓN EL 16 DE OCTUBRE PRÓXIMO, EN ROMA


GLORIA DEL CLERO ARGENTINO
BREVE BIOGRAFÍA (II)



SU AMADA PARROQUIA DE SAN ALBERTO

A fines de 1869 es nombrado párroco del extenso Curato de San Alberto de 4.336 kilómetros cuadrados. con poco más de 10.000 habitantes que vivían en lugares distantes, sin caminos y sin escuelas. Incomunicados por las Sierras Grandes de más de 2.000 metros de altura.

Si se sube al cerro Champaquí puede observarse una panorámica de esta enorme jurisdicción parroquial que llega hasta los llanos de La Rioja.


Cima del Cerro Champaquí, de 2884 metros.

El estado moral y la indigencia material de sus habitantes eran lamentables. El corazón apostólico de Brochero no se desanima, sino que desde ese momento dedicará su vida a llevar el Evangelio a sus habitantes, inculcando las virtudes ante los vicios consuetudinarios, haciendo religiosa la vida de esos inmensos parajes y reformando las costumbres.

Al año siguiente de llegar, comenzó a llevar a hombres y mujeres a la ciudad de Córdoba, para hacer los Ejercicios Espirituales. Recorrer los 200 kilómetros requería tres días a lomo de mula, en caravanas que muchas veces superaban tandas de quinientas personas. Más de una vez fueron sorprendidos por fuertes tormentas de nieve. Al regresar, luego de nueve días de silencio, oración y penitencia sus feligreses iban cambiando de vida, siguiendo el Evangelio.



Viaje de una tanda de mujeres a Córdoba, cruzando las Sierras Grandes


En 1875, con la ayuda de sus feligreses, comenzó la construcción de la Casa de Ejercicios de la entonces Villa del Transito (localidad que hoy lleva su nombre). Fue inaugurada en 1877 con tandas que superaron las 700 personas, pasando por la misma, durante el ministerio parroquial del Santo, más 40.000 personas. Para complemento construyó la casa para las religiosas, el Colegio de niñas y la residencia para los sacerdotes.



Vista de la Casa de Ejercicios y la iglesia parroquial construidas por el Cura Brochero en la Villa que lleva su nombre, en Córdoba.


SAN JOSÉ GABRIEL BROCHERO, presbítero

Ora pro Argentinae cleri