Centro de Profesionales de la Acción Católica "SANTO TOMÁS DE AQUINO" de Buenos Aires, Argentina.

28 de junio de 2018

SANCTI APOSTOLI PETRUS ET PAULUS


SAN PEDRO Y SAN PABLO


La Iglesia celebra el 29 de junio el martirio de los dos apóstoles que murieron en Roma, confesando la fe.
En esta doble solemnidad recordamos a Simón Pedro -el pescador- y a Pablo de Tarso -el bandido-. Uno es llamado desde la orilla del mar y el otro desde lo alto del cielo.
Y después de haberlo dejado todo en seguimiento del Divino Maestro, y tras predicar con fidelidad y coherencia la Buena Nueva de la salvación, ambos mueren en la Ciudad eterna, uno en la cruz y el otro por la espada.
Donde fueron sepultados se encuentran las dos grandes basílicas de la urbe, meta de peregrinaciones y lugar donde brilla la fe: la colina vaticana, con la Basílica de San Pedro y las afueras de Roma, con la Basílica de San Pablo extramuros.
Las llaves y la espada son los símbolos por antonomasia de estos dos apóstoles. Pedro es la roca firme sobre la que se asentará la unidad, a quien Cristo promete las llaves de su Reino, el poder de atar y desatar (Mt 16,18-19). Pablo es el predicador incansable que batalla con intrepidez en el mundo conocido de entonces y muere por la espada (ya que como ciudadano romano no podía ser ejecutado en la cruz)


Por eso canta en el HIMNO DE LAUDES de este día, exaltando a la urbe feliz:

Pedro, roca; Pablo, espada.
Pedro, la red en las manos;
Pablo, tajante palabra.
Pedro, llaves; Pablo, andanzas.

Y un trotar por los caminos
con cansancio en las pisadas.
Cristo tras los dos andaba
a uno lo tumbó en Damasco,
y al otro lo irió con lágrimas.

Roma se vistió de gracia:
crucificada la roca,
y la espada muerta a espada.



Y se reza la ORACIÓN COLECTA:
Dios nuestro,
que nos llenas de santa alegría
con la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo,
haz que tu Iglesia
se mantenga siempre fiel
a las enseñanzas de estos apóstoles,
de quienes recibió el primer anuncio de la fe.

SANCTI APOSTOLI PETRUS ET PAULUS
INTECEDANT PRO NOBIS ET PRO ECCLESIA AD DOMINUM.


No hay comentarios:

Publicar un comentario