Centro de Profesionales de la Acción Católica "SANTO TOMÁS DE AQUINO" de Buenos Aires, Argentina.

8 de marzo de 2015

EN CUARESMA: "El celo por tu Casa me consumirá"




ACERCA DE LA SANTA IRA

 

Del Evangelio de este III Domingo de Cuaresma,

sobre la expulsión de los mercaderes del Templo:

 

«...hizo un látigo de cuerdas, y los echó a todos del Templo...»

(Jn 2,15).

 

         Existe la ira como pecado y la ira como pasión. Esta última es simplemente el movimiento del ánimo (la emoción que sentimos) en presencia de un mal difícil de evitar.

         Bossuet decía que la ira «es un amor irritado al ver que se le quiere quitar su bien y se esfuerza en defenderlo».

         Por eso no es ni buena ni mala de por sí. Esto dependerá de si es un enojo conforme a la razón o por el contrario se desborda, se desordena.

         San Juan Crisóstomo llegó a decir que, a veces, no enojarse es un pecado: «Quien con causa no se aira, peca. Porque la paciencia irracional siembra vicios, fomenta la negligencia, y no sólo a los malos sino también a los buenos los invita al mal».

         Para profundizar sobre la ira, en Santo Tomás de Aquino: Suma teológica, II-IIae – Cuestión 158 . Puede leerse en este enlace:

http://t0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRkTQFDKuT6fSkCsNyKHHPJfmnq8Os9-p_56tCiFwZW5u053R44
                            http://hjg.com.ar/sumat/c/c158.html

 

         El diálogo siempre es bueno. Pero hay ocasiones en que es necesario irritarse El que se enoja sin motivo será reo, pero el que lo hace con motivo no lo será. Porque, como afirma Santo Tomás de Aquino: "si no existiera la ira, ni la doctrina aprovecharía, ni subsistirían los tribunales, ni los crímenes serían reprimidos. Luego el airarse no siempre es malo".

 

(tomado de A.L.)

 



El látigo de cuerdas y el cayado o cetro eran dos símbolos de la autoridad del antiguo Egipto. Eran entregados por los sacerdotes al faraón en su coronación

No hay comentarios:

Publicar un comentario